Cepillar los dientes del peque

Los dientes comienzan a aparecer entre los 4 y 7 meses de edad pero cada peque es diferente, es importante mantener una buena higiene bucal, los dientes ayudarán al peque a mascar alimento y a formar los sonidos y palabras al hablar, por eso es necesario prestar atención para que apenas salga un diente empecemos con la limpieza.1

La limpieza debe realizarse dos veces al día hasta que el peque tenga un año, puedes usar una gasa mojada con suero fisiológico para limpiar los dientes y encías del peque. A medida que salgan mas dientes puedes utilizar un cepillo de cerdas suaves el cual cambiaras aproximadamente cada tres meses o antes dependiendo del desgaste y debes utilizar una crema dental con flúor.

Limpia los dientes tanto por fuera como por dentro y si el peque te lo permite también limpia la lengua, de esta manera eliminas las bacterias y el mal aliento.

2 Lleva a tu peque al odontólogo cuando haya cumplido un año, es mejor llevarlo de manera periódica para que lo vaya conociendo. Apenas veas una mancha o sangrado de encías llévalo pues podría tratarse de un problema de caries.

Aproximadamente a los tres años tendrá la mayoría de piezas dentales y podrá usar el cepillo de dientes solo, el odontólogo te mostrará la forma correcta de hacerlo.

Enseñar al niño a usar los cubiertos

A partir de los 8 meses puedes darle al peque una cuchara de plástico para que se vaya acostumbrando, ten en cuenta que aun es pequeño para que comience a comer solo, la edad promedio en la que es capaz de comer con cubiertos es a partir de los dos años.1

Debes adquirir cubiertos para peques, estos se adaptan a sus manitos, y tienen formas y colores que les llamará mucho la atención. Ten en cuenta que se producirán muchas manchas al momento en que el peque utilice los cubiertos, por lo que debes darle poca comida en el plato y enseñarle que no llene la cuchara hasta el tope.

Paciencia y buen humor!, poco a poco ira aprendiendo, al comienzo seguramente todo terminara en el piso, la pared o el babero. Ten en cuenta la temperatura de la comida, ni muy frio ni muy caliente, sino no la probará. Inclusive puede que las primeras veces simplemente juegue con la cuchara y la comida, hay que explicarle que eso no se hace, y mostrarle como se hace, en ningún momento lo reprendas.

El peque debe tener a la mano su propio vaso al alcance, así toma agua cada vez que 2 siente la necesidad. Puedes utilizar un cubierto para peques adicional para ti de esta manera al momento de darle de comer puede imitar la manera en la que lo usas.

El uso de cubiertos mejorará la autoestima de tu peque pues le da independencia al momento de comer, además si le enseñas desde pequeño el uso correcto de los cubiertos, el vaso y servilleta, generaras hábitos muy beneficiosos para su desarrollo, es una magnifica oportunidad para trabajar la destreza manual y coordinación mano-ojo.

El Síndrome HELLP

El síndrome de Hellp se desarrolla por lo general en el tercer trimestre del embarazo, aunque puede desarrollarse mucho antes. Algunos casos se presentan post parto. Esta complicación pone en riesgo la vida del peque y la madre si no se diagnostica a tiempo.

El grupo de síntomas que se asocia al síndrome son: la hemólisis (descomposición de los glóbulos rojos), enzimas hepáticas elevadas y conteo de plaquetas bajo. Debemos tener en cuenta que una mujer sin estos síntomas puede desarrollar también el síndrome de Hellp.

1

Síntomas del Síndrome HELLP

  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Dolores de cabeza o jaquecas fuertes.
  • Dolor en el cuadrante superior derecho del abdomen
  • Edemas o retención de líquidos.
  • Hipertensión arterial.
  • Convulsiones.
  • Bajo conteo de plaquetas.
  • Elevado conteo de enzimas hepáticas.
  • Visión borrosa.
  • Sangrado nasal u otro que no pare fácilmente.

 

Tratamiento

  • Monitoreo fetal permanente.
  • Ecodopler.
  • Reposo.
  • Transfusiones de sangre en casos severos.
  • Control de presión arterial.
  • Sulfato de magnesio para las convulsiones.

 

2 El tratamiento principal es dar a luz al peque, aun siendo prematuro, puesto que las complicaciones del hígado dadas por el síndrome de HELLP, son muy perjudiciales para el peque y la madre.

Cada caso es diferente, dependiendo de en que momento se diagnostica el síndrome de HELLP, la atención inmediata es imprescindible, acude a tus controles con el médico periódicamente.