Sordera en los bebes

La audición es fundamental para el desarrollo de la comunicación, lamentablemente algunos peques pueden tener hipoacusias, estas pueden ser severas y profundas o leves y moderadas. por eso es necesario hacer un examen de manera oportuna.

La evaluación auditiva del peque, debe darse durante el primer mes de vida, si se sospecha de una pérdida de la audición lleva al peque en un experto antes de los tres meses y si se confirma la situación debemos considerar el uso de audífonos medicados y otras opciones de comunicación antes de los seis meses.

1 Comportamientos característicos de niños con problemas de audición

De 0 a 3 meses: No se despierta con ruidos intensos. No reacciona (con llanto o estremecimiento) ante ruidos sorpresivos y fuertes.

De 3 a 6 meses No busca con la mirada la voz de su madre. No emite gritos o sonidos para llamar la atención.

De 6 a 9 meses: No responde cuando lo llaman por su nombre. No gira ante los ruidos.

De 9 a 12 meses: No aprende a ejecutar órdenes sencillas (“chau”, “beso”, “upa”). No emite sonidos que se le enseñan reiteradamente. No manifiesta reconocer palabras familiares y sencillas.

De 12 a 18 meses: Se muestra interesado sólo por lo que ve. No ejecuta órdenes sencillas. No dice ninguna palabra.

De 18 a 24 meses: No adquiere lenguaje. Grita y/o señala cuando quiere algo. No responde cuando lo llaman, aún gritándole.

Comportamientos normales del peque en función a la edad

De 0 a 4 meses:
Debe asustarse con los ruidos. Cesar en su actividad cuando oye un ruido como el de una conversación.
Se tranquiliza con la voz de la madre.

De 5 a 6 meses:
Localiza bien los ruidos que se producen cerca del oído.
Imita cierta clase de ruidos, parece imitar la vocalización de un adulto.

De 7 a 12 meses:
Localiza bien los ruidos, aunque sean más lejanos en una habitación.
Responde a su nombre, aunque se le llame en voz baja.
Balbucea.

De 13 a 15 meses:
Señala un ruido inesperado, o a personas y objetos familiares si se le pide.
Responde de alguna manera a preguntas sencillas sin gestos, al timbre o al teléfono.
Responde si se le grita desde otra habitación.
Emite algún sonido melódico o articulado.

De 16 a 18 meses: 2
Sigue instrucciones verbales sencillas, sin que se acompañen de gestos.
Emite alguna palabra.
Se le puede enseñar a dirigirse a por un juguete al escuchar una señal.

De 19 a 24 meses:

Señala las partes del cuerpo cuando se le pide.
Se le puede enseñar a responder a una audiometría.
Dice palabras sencillas habituales.
Construye alguna frase de dos palabras.

De 3 a 6 años:
Muestra un lenguaje adecuado para su edad.
No grita excesivamente al hablar.
No contesta frecuentemente a las preguntas con un qué.
Ve la televisión a un volumen normal.
No parece tener problemas para hablar con otras personas.
No se fija en los labios de la otra persona al hablar.

 

Consulta con el médico de manera periódica, la mejor manera de tratamiento es la detección a tiempo.